“Signos”: gran debut para la miniserie de Julio Chávez

Dice la leyenda que no vale leer el horóscopo de ayer, pero podemos especular con que este miércoles los astros estuvieron a favor de Cáncer, el signo del zodíaco que rige a Julio Chávez. La esperada miniserie que encabeza el actor, que justamente debe su nombre a esa estructura propuesta por la astrología, debutó anoche con un contundente pico de 17 puntos de rating según Real Time Rating, quedando como lo más visto en su franja horaria y dejando en segundo lugar a la final de Masterchef Junior que iba por Teleocho.

La historia, en clave de drama y policial, sigue a un médico de pueblo desde el día en que comienza a cometer una serie de crímenes macabros de los que son víctimas sus vecinos y conocidos. De hecho, el primer escenario que se presenta es dentro de una Iglesia, con un sacerdote y su hermano como protagonistas. Ambos posan muertos emulando a los gemelos de Géminis, para terror de los feligreses que esperaban la misa del día afuera del recinto y se encuentran con esa circunstancia lúgubre.
La antesala lo muestra a Antonio (Chávez), dando las últimas puntadas a su plan maestro. El pueblo es chico y la policía de turno (Claudia Fontán), hermana del asesino, solo está acostumbrada a lidiar con asuntos de tipo doméstico, pero se ve en la tarea de tener que investigar lo que ocurre y de avivar a un grupo de incompetentes.
Con un gran elenco secundando a ambos artistas (se destacan Alberto Ajaka, Luciano Cáceres, Leonor Manso, Roberto Carnaghi, entre otros), Signos se propone como una historia con mucha carga psicológica y de desarrollo de personajes: ya sabemos quién es el malo, el tema aquí es conocer qué motiva a este supuesto justiciero a buscar venganza. Por ahora instuimos que hace más de 40 años, un aparente complot comunal habría causado la muerte de su madre, detalle que se adivina a través de algunos saltos temporales al pasado. ¿Es esa la razón que lo lleva a matar?
No exenta de críticas previas al estreno -más que nada por la similitud de los posters de promoción con los de su par estadounidense Breaking Bad-, hay que decir que Signos recoge ideas de varias otras series y películas extranjeras. Hay algo de Fargo en el equipo policial capitaneado por una mujer, de Pecados capitales en la premeditación criminal, de Dexter en el afán de justicia por mano propia, de Hannibal en la composición artística de los homicidios.

Sin embargo, la estética no explota (al menos por ahora) el elemento ultra sangriento y la hace tolerable para el paladar estándar que gusta del género pero huye del morbo. Además, la trama logra anclar en lo local con una escena clave: personajes enardecidos que reclaman justicia en una suerte de manifestación espontánea frente a la escena del crimen. Cosas que pasan sólo en la Argentina.

http://vos.lavoz.com.ar