Julio Chávez encabeza un inquietante relato en dos planos