Comentarios sobre La película del Rey

El falso rey y la quimera del director.
13 de febrero de 2009
En el año 1986 Carlos Sorin hizo una de las grandes películas argentinas que he visto. Se llama “La película del rey” y narra la historia de un director de cine que tiene el proyecto quimérico de rodar un film acerca de un loco francés que quiso erigirse rey de la patagonia. Sorín nos narra la historia de este cineasta, que no es otra que la historia de sus fracasos en aras del gran proyecto, y que debe tener mucho de autobiográfica, supongo. El caso es que en un momento dado y por falta de presupuesto, el personaje del film y su asistente tienen que salir a buscar actores de la calle para poder rodar la película con un presupuesto lo más acotado posible. En este caso hablamos de actores que hicieron el papel de gente de la calle. Más adelante Sorín empleará realmente para sus films a gente de la calle, sin otra formación actoral que la espontaneidad, y conseguirá también resultados estupendos.
Con Julio Chavez, Ulises Dumont, Ana Maria Giunta, Villanueva Cosse, Rubén Patagonia y otros, esta película es una joyita que vale la pena rescatar del olvido.
fredrich

Hay reyes con menos méritos
10 de abril de 2012
La trayectoria de Carlos Sorin da la suficiente confianza como para bucear sin miedo buscando su primera película. Y con placer, y suficiente aire en los pulmones, llegamos a “La película del rey”, basada en aquel orate francés que, hace 150 años, se autocoronó rey de la Patagonia y la Araucanía; y de un grupo de individuos, no menos locos que él, que intentan rodar la historia de Orélie Antoine de Tounens en los agrestes parajes en los que se supone que, como un Quijote sin calzones, se desenvolvieron las febriles jornadas del barbudo de Perigueux.

Cine dentro del cine para iniciar la carrera cinematográfica de un director enamorado de la sencillez y las miniaturas, que ya apuntaba en sus albores claridad de ideas y habilidad en los diálogos. Más que aceptables las caracterizaciones de Ulises Dumont (ayudante de dirección que saca recursos de una chistera) y del álter ego del realizador, el soberbio Julio Chávez, impregnado del espíritu aventurero del domador de indios.
Sinhué

Salga como salga, la película se hace
4 de mayo de 2017
David Vass (Julio Chávez) es un joven director que está preparando su nuevo largometraje, se enfocará en un personaje histórico, Orélie Antoine de Tounens, un francés que durante la segunda mitad del siglo XIX se proclama rey del Reino de la Araucanía y la Patagonia. La intención es retratar la aventura de este hombre en tierras sudamericanas, de esta forma se abordan algunos instantes de preproducción más la grabación de la obra como tal.

Sin embargo, son múltiples los problemas que aquejarán la filmación, dificultades con el productor, con los extras, con los mismos actores, y un sinnúmero de dificultades más. Es impresionante ver el temple de David por terminar su película, sin importar, según lo menciona en algún momento, la calidad que finalmente pueda tener debido a estas cuestiones de índole económica y por ende de recursos.

Un tipo cualquiera llamado Desfontaines (Villanueva Cosse) es el que interpreta a Tounens, un hombre con una presencia enorme, con voz fuerte y resonante, mirada fija y precisa, excelso el trabajo de Cosse dándole vida a los dos personajes, el suyo en el filme y el que debe interpretar en ese maravilloso juego de “cine dentro del cine” que Sorín propone.
Resulta increíble pensar que este es el primer largometraje del realizador, un filme impresionante en cuanto a su calidad, una trama que atrapa al espectador, que está lleno de momentos cómicos y un drama que va creciendo en el protagonista. Su dirección está ejecutada de forma esplendida, juega mucho con el sonido, en ocasiones aleja la cámara que se posiciona como un simple espectador, en otras está metida de lleno, y en otros instantes le da un poderío visual de alto impacto.

La fotografía de Esteban Courtalon precisamente logra transmitir la sensación de angustia de David, pero en especial ese poderío mencionado anteriormente se da en los últimos tramos, tras su desesperación por sacar a flote el proyecto. Consigue filmar a duras penas, prácticamente sorteando los problemas, pero alcanza momentos de mucha fuerza, fuerza como la que tuvo él para seguir filmando, y que tuvo el mismo Tounens en el momento de enfrentar su reinado y todo lo que eso le trajo.
Desconocida e infravalorada, pero imperdible pieza cinematográfica.
spoiler

www.filmaffinity.com